24 de septiembre de 2014

These books are the milk! (but not easy) :)

Si se tienen posibles, lo mejor es irse al extranjero un tiempo (mientras más, mejor) para hacer una inmersión total en el idioma. Si no es así, lo mejor siempre es buscarse una buena academia y aplicarse en el estudio tomándose en serio el aprendizaje. Incluso antes de irse fuera es bueno tomar una clases, para ir con buena base o refrescar los conocimientos que ya tenemos. No estoy descubriendo nada nuevo en lo que significa aprender inglés (o cualquier otro idioma). 

Hay gente que tiene una facilidad innata. Por ejemplo, algo que me parece fantástico de aquellas regiones que viven en dos lenguas es la facilidad para aprender un tercero, un cuarto y hasta un quinto idioma. Otros tienen una ventaja que yo nunca tendré: buen oído. He visto como gente que lo tiene pronuncia perfectamente un idioma al cantar una canción sin saber ni lo que significa. Yo soy incapaz. Mi oído es, y eso que lo he educado bastante, pura oreja. Acostumbrar el oído es muy aconsejable y por eso hace años que veo películas en versión original. No solo por el idioma, sino porque los sonidos no son los mismos. Lo sé, hay estupendos dobladores en nuestro país, pero la voz es una aspecto interpretativo más y desde ese punto de vista, insustituible. No detesto en absoluto el cine doblado, pero recomiendo ver siempre la versión original. Lo peor es que por ello te llamen Hipster, cultureta y no sé cuántas tonterías más. 

Para ir a El Pueblo Inglés decidí refrescar mis conocimientos. Hice la colección Inglés Total que se podía comprar con El Pais durante los meses de verano y escogí el nivel intermedio. El programa venía con un libro, un cd, un dvd y un código con el que estudiar la lección vía internet haciendo ejercicios. Resulto ser una manera muy amena de repasar lo que sabía, aprender cosas nuevas y sorprenderme creyendo que cosas que hacía bien eran errores brutales. No hay color, siempre será mejor una academia, pero es un punto de partida bastante valido para lo que pienso hacer en los próximos meses : volver a apuntarme a una.

Hay maneras muy entretenidas de acercase al inglés. Además de ver series o películas en versión original, hay libros que te ayudan a hacerlo desde el humor. Lo hacen cuidando mucho los contenidos y no cayendo en la broma vacía de la que no sacarás nada de aprendizaje. Una de las sorpresas más gratas del año, fue encontrarme en FNAC con este libro: English is not easy escrito e ilustrado por Luci Gutierrez y publicado por Blackie Books. En la contraportada uno puede leer: 

“Hay dos tipos de personas: las que aprenden idiomas con facilidad y los que andan peleándose siempre con cualquier lengua que no sea la suya. Yo (y probablemente tú también) soy del segundo tipo” 



Me encantó leer esa especie de sinopsis así que me hice con él. 342 páginas llenas de divertidas ilustraciones y que en 17 lecciones nos hace un buen repaso del idioma. Un libro divertidísimo del que sacar mucho vocabulario y viñetas desternillantes. 

In one restaurant: 

-Honey I’m so happy that you aren’t cooking 
-What exactly do you mean? 

Me prometí no recomendar nada cuando comencé a escribir este blog, a no actuar como crítico, pero de verdad que vale la pena pasar las horas aprendiendo y riendo con las ocurrencias de esta ilustradora cuyo trabajo podéis admirar en su web. Yo no he querido tomar imágenes por eso de los derechos de autor, pero su trabajo me encanta. 

Otro libro ha tenido mucho más tirón ya que es más mediático pero no por eso deja de ser divertido. La omnipresente (en el buen sentido) Vaughan, que se ha empeñado ¡menos mal! en que todos aprendamos inglés, puede estar orgullosa de la repercusión que ha tenido This Book is The Milk realizado por Damian Molla , la hormiga Barrancas en El Hormiguero, y Alberto Alonso, profesor de inglés (conocido como el profe de las estrellas) y  presentador de televisión. Con la premisa “El inglés que no sabías que sabías”, nos llenan de divertidas referencias culturales para que descubramos que realmente es así. Onomatopeyas, canciones, adivinanzas, marcas comerciales, personajes todo vale para que aprendamos más y mejor cosas que quizás ya conocíamos. 




Un ejemplo aplicando la lógica. 

Fireplace : fuego + sitio : el sitio del fuego …Chimenea. 
Footprint: pie + marca: la marca del pie …huellla 
Meatball: carne + bola: albóndiga. 

Al acabar el libro te da unos prácticos consejos para aprender Inglés, y uno de ellos es ¡LEER COMICS!!. Si no eres de los 35.000, ahora incluso más, que aún no lo tienen te estás perdiendo un libro muy divertido y didáctico ¿De qué mejor forma se te va a quedar una palabra sino es por las referencias culturales que tienes sobre la misma? Ya nunca confundiré lo que es un French Kiss….

Have a nice day!

1 comentario:

  1. Yo era de los que decían tontamente que al cine no se va a leer, pero tengo que decir que cada vez puedo menos con las películas dobladas. Es cierto que en España tenemos muy buenos dobladores, pero ver una película en un formato que no sea el original suopone perderse algo fundamental en la interpretación del actor que es su voz. Sigue así, Maxi.

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...