FREAK LIKE ME

Hay, por lo menos, dos canciones que llevan el título de este post y que yo he descubierto en el momento de escogerlo. Lo cierto es que una de ellas, la de las sugarbabes, sí que la conocía pero su letra poco tiene que ver con el contenido que encontraréis a continuación. Esta estrada está principalmente motivada porque la Real Academia de la Lengua ha incorporado a palabra Friki a nuestro magno diccionario en su edición número 23.

friki. (Del ingl. freaky). 

1. adj. coloq. Extravagante, raro o excéntrico. 
2. com. coloq. Persona pintoresca y extravagante. 
3. com. coloq. Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición. 


Visto así, no me identifico mucho con ninguna de las tres. Puedo no ser normal (como bien decía una chica muy lista, "normal es un programa de mi lavadora"), pero estoy lejos de considerarme extravagante o pintoresco. En cuanto a la aficiones que tengo tampoco creo que sean obsesivas pero para mucha gente soy un friki por defender Star Wars (ahora salen detractores hasta debajo de las piedras) o coleccionar cómics y la parafernalia que los rodea. La imagen del lector de cómics que han creado películas como Clercks o series como Big Bang Theory (ojo, ambas me encantan) hacen creer que todos los que disfrutamos con los tebeos somos iguales: pasaditos de peso, vestidos de negro, amantes del Heavy metal, obsesivos y exageradamente extravagantes. Cuando he visitado una tienda de cómics, y salía de trabajar con traje y corbata, alguien me ha dicho “pues no te pega que te gusten”..., ¡qué razón tiene ese que dice que las etiquetas son para la ropa! 

El viernes pasado tuve el típico día que me encanta: larguísimo paseo por Madrid, casi 9 kilómetros según google maps, desde Las Cuatro Torres hasta Príncipe Pío y visita a "templos" frikis.



Un tiempo envidiable y sin ningún tipo de música, solo con los sonidos de cualquier viernes loco de nuestra ciudad. El camino desde Mordor (referencia friki que muchos usamos para la zona de Las Cuatro Torres) a Plaza de Castilla se hace algo tedioso, es verdad que es primer tramo y también el más corto, pero es la parte menos agradecida del Paseo de la Castellana y aunque es totalmente plana es también bastante sosa. 

Nada que ver con Bravo Murillo. Puede que Bravo Murillo no sea lo más selecto de la ciudad, no lo niego. Alguno de sus aledaños ha tenido problemas de seguridad pero a pleno día la calle está llena, llenísima de vida. No hay glamour, no es estilosa, no es chic, pero es luminosa y viva. Lo pluricultural se palpa en la calle, los comercios, los bares….se mezclan los establecimientos de toda la vida con los más nuevos dedicados a nuevos públicos. ¿Dónde sino es Bravo Murillo encontrarías carteles de conciertos de estrellas desconocidas para el gran público pero muy populares en la zona?

lo dicho, desconocidos para el gran público... 

Es una pena pasar por los cines cerrados de la calle pero es una alegría pasar por el Mercado de Maravillas, que sigue siendo un referente en la ciudad. El tráfico de la calle es infernal y los comercios van mejorando a medida que nos acercamos a la glorieta de Cuatro Caminos. Cruzar la glorieta es como cruzar una frontera, una vez pones el pie en el final de la Calle Santa Engracia, ya estás en el principio del elegante barrio de Chamberí. Santa Engracia es una calle preciosa, ancha, luminosa y llena de árboles aunque la supongo bastante ruidosa para quienes allí viven. Es un tramo largo y sin muchos comercios pero muy ameno de pasear. Encuentras locales nuevos, gente haciendo el típico afterwork, chicos saliendo de los coles…va ganando en ebullición según llegas al cruce con Martínez Campos (metro Iglesia) y podría haber tirado dirección Quevedo (por Eloy Gonzálo) pero decidí seguir hasta Luchana y bajar desde allí hasta la Glorieta de Bilbao.  Luchana no es una calle muy larga y tiene en común con la populosa Bravo Murillo un cine cerrado aunque aquí sobrevive, y parece que con buena salud, el mítico Palafox, que además de películas promueve festivales y emite óperas en directo. Un lujo. 

En la glorieta de Bilbao, la calle Carranza se convierte en Sagasta (o al revés) y Fuencarral se encamina directa a Gran Vía. Yo la seguí hasta Corredera Alta de San Pablo, uno de mis rincones favoritos de Madrid y convertido desde hace años en uno de los más trendys de la capital. Allí se encuentra la tienda Curiosite, donde se pueden encontrar los más originales regalos, como este estupendo despertador. 

No me pude resistir. Nanananananananananananana..Batmaannnn

Seguí andando hasta Corredera Baja de San Pablo, pasando de refilón por Garcia-Madrid, llenita de ropa elegante que hoy no me podría poner ni en una pierna (me voy a coser la boca).


De allí tome rumbo hasta la calle San Bernando para llegar a una de mis librerías especializadas de referencia. Intento repartirme, ya lo sabéis, entre las muchas que hay en Madrid, pero Elektra y Akira, en la otra punta de la capital, son las más visitadas. 

En Elektra estoy como en casa…de verdad, son muchos los años que llevo yendo. Yo no soy de ponerme a hablar con los responsables ni de hacer tertulias con otros amantes del cómic, pero me encanta estar allí. Se curran un montón los escaparates, todo está muy bien colocado y, aunque en todas las tiendas de cómics hay camisetas, no están mejor expuestas en ninguna otra que conozca. La foto que abre este post es de una  que compré en allí y el viernes pasado me hice con otro artículo típico de friki pero que ha causado autentica sensación entre quienes no lo son (o lo son en la intimidad) 

Y eso que Spider-Man no es ni de lejos mi personaje favorito. 

El trayecto final de mi paseo, y pertenencias freak, me llevó hasta Príncipe Pio (muy recomendable por las vistas y por ser cuesta abajo) donde tome mi autobús camino a casa. Cansado pero muy contento. 

Madrid es una ciudad estupenda para ser Friki (o lo que te apetezca ser).

4 comentarios:

  1. Lo prirmero es que amo Madrid con todas mis ganas. Lo segundo es que me encanta que, a partir de la definición de una palabra, hayas convertido el post en una gran guía para conocer esta increíble ciudad. Gran post, Maxi.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las camisetas que venden en Elektra, estoy de acuerdo contigo en que están muy bien colocadas. Además tienen mucho cómic y no solo de Superheroes.

    ResponderEliminar
  3. Deberías hacer un post o varios... como una especide guía, no convencional, de ocio, culturay gastronomía..., de los mútliples rincones que conoces y que son muchos y muy apetecibles...Porque eres el vademécum de Madrid... y me encantaría tener una relación de todos esos sitios que visitas, ya que me pierdo de tantos y tantos que hablas... Podrías actualizarla cadas cierto tiempo y así cuando vaya a Madrid, puedo seguir esas rutas y visitar esos lugar que me parecen maravillosos. Me ha encantado el post... un diez Maxi. (Fer-Vigo)

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!