Mi entrada de los lunes /3

¡Bienvenidos a la última semana de Octubre! Ya he visto turrones y hasta un anuncio de Navidad…no queda nada ¡Ho! ¡Ho! ¡Ho! 

Ya comenté el domingo pasado que me había reconciliando con un tipo de música: la música popular española. Cuando me refiero a popular no lo hago en referencia solamente al pop sino a aquel que es más famoso o comercial, el mainstream que llaman los entendidos. El diario El País está publicando, lleva ya cuatro entregas, una colección de música (El País de Música) de original formato. No tanto en lo físico como en la selección de su contenido.


El librito que contiene el CD que lo acompaña es algo ya bastante convencional pero la forma de hacer la recopilación de canciones de cada entrega no lo es. Un recorrido por medio siglo de música en listas de reproducción agrupadas no por años ni épocas sino por estilo, género de los cantantes, temática de los temas, impacto social…en fin, bastante variado y por solo 5.90 euros algunos merecen mucho la pena. 



Mi reconciliación viene provocada por la tercera entrega, “Buenos Tiempos Para la Lírica”, donde encontramos buena parte de las canciones que han formado lo que se popularmente se llama La Edad de Oro y muchas que no tienen nada que ver con esa época pero con un impacto similar al que aquellas tuvieron pero en años posteriores. Bailando no es mi canción favorita de Alaska y nunca he podido con La Chica de Ayer de Nacha Pap, ambas fijas entre las primeras de cualquier recopilación sobre pop patrio que se precie, pero pese a eso, me ha gustado oírlas mientras leía el librito cosa que ha me ha llevado a internet y a otros libros de consulta que tengo y que me ha servido para conocer más y mejor nuestra cultura (sí, la música pop es cultura). 
------------------- 
Nunca llegaré a ser Elena T, seguidora de este blog, amiga y estupenda cocinera, pero de vez en cuando me meto en la cocina a preparar cosas que francamente no debería probar. Me encantaría decir lo que oigo en muchos “A mí no me gusta el dulce”, no es mi caso: tengo adicción al chocolate. El lunes al llegar a casa preparé el desayuno que mis compañeros de trabajo tomarían el martes. 

Y lo hice de esta manera :

- 200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente 
- 200 gramos de azúcar
- 4 huevos
- Una cucharada (o dos) de azúcar vainillado 
- 250 gramos de harina de repostería 
- 1 pellizco de sal (siempre me olvido) 
- 1 sobre de levadura química 
- 15 gramos (algo más metí yo) de chocolate puro en polvo (algo que no es muy común tener casa, bueno, en la mayoría de las casas) 
- Muchas ganas de ponerse a hacer algo. 

¡Tachán!…….(y tuve bastante éxito)



¿La receta? Hay miles en sitios de internet dedicados a la cocina…jeje..buscad, buscad Plum Cake Veteado o Amarmolado y veréis que éxito. 
 --------------------
¡Qué gratificante es tener 40 años y descubrir que no has perdido la capacidad de sorpresa! Porque cuando ya pensaba que no quedaba nada por ver, va un canal de televisión y estrena un reality de gente en pelota picada. Para cuando conseguí recolocar mi mandibula , ya llevaba vistos 10 minutos de Adán y Eva, el “revolucionario” nuevo programa de Cuatro. 

¿Qué hice? Automáticamente conectarme en Twitter y, literalmente, llorar de risa. Los 140 caracteres que limitan los comentarios de la famosa red social resultan de lo más ocurrentes cuando de comenta este tipo de programas. No lo vi entero porque su misterio es limitado. No lo juzgaré pero creo que lo menos importante del programa eran los desnudos, una vez vistos en paños menores los concursantes (el premio: encontrar el amor) lo hilarante era el nivel intelectual de los mismos. Si una persona te suelta que los museos no le interesan porque es anárquica y se queda tan ancha, lo de menos es que este como vino al mundo. Seguro que martes vuelvo a verlo, por lo menos, los diez primeros minutos.
 -------------------
Queda poquito tiempo para que se celebren los 25 años de la caída del muro de Berlín. Yo tenía 15 años pero recuerdo que para mis padres fue un momento muy emocionante. Eran jóvenes y de los que habían crecido con las dos Alemanias. El viaje que hice al país en 2011 me dejó impactado y me volví absolutamente enamorado de ese Berlín lleno de historia, uno de los mejores destinos de Europa y al que tengo muchas ganas de volver. Este fin de semana he vuelto a uno de los más importantes escenarios de mi infancia, El Parque que Madrid dedica a la ciudad Alemana y que conserva 3 trozos del famoso muro de la vergüenza. 




Es el de Berlín uno de los más bonitos parques de la capital. Yo le tengo un cariño especial porque pasé muchas horas de mi infancia allí. Estaba al lado de mi colegio, el ya tristemente cerrado Nicolás Salmerón de la calle Pradillo, y relativamente cerca de mi casa de entonces. Es muy gratificante ver que sigue bien cuidado, que sigue siendo un sitio estupendo para pasear y que aún existen muchos de los comercios y locales alrededor que existían entonces. Os lo recomiendo para cualquier fin de semana por la mañana.


 ¿Esta semana? Pues en unas horas empieza la fiesta del cine, habrá que aprovechar para ver películas por solo 2,90 euros y el viernes felicitaré a una conocida publicación musical que cumple 15 años. Ahora a empezar la semana. ¡Disfrutad!

1 comentario:

  1. Yo también me estoy haciendo con algunos de los discos de esta colección. No está mal. Menudo repostero que te estás haciendo...jo qué pinta tiene. No conozco el Parque de Berlín, pero en mi proxima visita lo haré. (Fer-Vigo)

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!