12 de julio de 2015

De Sarao en Sarao

El viernes, al llegar a trabajar, leí un divertido correo de un compañero de trabajo que acababa de la siguiente forma :

Sarao. - El término ‘sarao’ proviene del latín ‘serānum’ cuyo significado es ‘que se produce por la tarde’ y se le adjudicó dicho palabro a las celebraciones que se realizaban una vez que el sol empezaba a esconderse y comenzaba el ocaso del día. Muchas fueron las fiestas paganas que en la antigüedad se celebraban en ese momento de la jornada, alargándose toda la noche.

¡Vivan los saraos!

Pues así es el verano : de sarao en sarao. Los días más largos hacen mucho por la vida social de las personas. Aún saliendo de trabajar a las 8:30 - 9:00 de la noche a uno le entran ganas de tomarse una caña con amigos para paliar las altas temperaturas o aprovechar que todavía queda un largo rato de luz natural. Teniendo en cuenta que estábamos de cumpleaños pues ha sido un non-stop de jueves a domingo que ha parecido una boda gitana. (aclaro, en tiempos de tanta corrección política que hago referencia a la etnia porque sus enlaces no suelen ser precisamente breves). Uno de los puntos de la celebración ha sido una opción muy recomendable para quienes quieran cenar en Madrid.

Hay un estupendo restaurante cerquita de la calle Génova, en la calle Orellana, que se llama La Tavernetta.  Se puede deducir por el nombre que es italiano y así es, pero no es un italiano común, es uno especializado en comida del sur de ese país, Sarda/Siciliana. Una carta cortita pero llena de platos poco comunes de buenísima calidad a los que hay que añadir atractivas propuestas fuera de carta. La atención es magnífica y es recomendable cualquier plato pero yo siempre empiezo tomándome un Prosecco. Desde que un amigo me lo hiciera probar en Roma, este vino seco italiano ligeramente espumoso me encanta. Otra de las cosas buenas que tiene es que puedes cenar de una manera más que aceptable por un precio razonable, y más teniendo en cuenta la zona en la que se ubica el restaurante. Eramos 9 personas que comimos 4 entradas a compartir, un plato cada uno de generosa cantidad, 2 botellas de vino, otras bebidas y cafés y salimos a poco más de 27 euros por persona. Cualquiera que cene por Madrid en restaurantes de la zona entenderá que es una muy buena relación calidad precio. Volveré con toda seguridad. Os paso un post del blog de plato en plato sobre el local y aprovecho para comentar que estoy de acuerdo, hay que dejar hueco para el postre : el tiramisú es espectacular.

Ha sido un fin de semana de ponerse gocho...

gocho.
(Voz con que se llama al cerdo).
1. m. coloq. cerdo (mamífero artiodáctilo).
(RAE) 

Es lo que tienen los cumpleaños que se alargan 3 días y se convierten en gymkanas gastronómicas. Frituras de marisco, pasta, empanadas argentinas y, para desentóxicar, paella. Todo ello bien regado de vino, cerveza y otras bebidas espirituosas.

Paella para 30 en pleno proceso de cocción. El resultado, espectacular.

Mucha diversión, mucha gente (pero mucha) y la sensación de que no hay que gastarse millonadas para pasarlo bien. Un grupo de amigos, unas cervezas y música pachanguera de mal gusto y ¡Listo!.  La música ligera es fundamental en un sarao. Uno puede empezar con elegancia pero al llegar al final de la noche, se impone, en las generaciones previas a las nacidas en los años 80, la pachanga.
  

pachanga.
1. f. Danza originaria de Cuba.
2. f. coloq. Alboroto, fiesta, diversión bulliciosa.
3. f. Partido informal de fútbol o baloncesto que se juega en una sola portería o canasta. U. m. en dim.
4. f. coloq. Arg., Cuba, El Salv., Guat., Nic. y Ur. Fiesta popular o familiar, generalmente con baile.
(RAE)

Una fiesta al aire libre con una piscina cerca, bebidas de colorines y después de una de las mejores sevillanas que se han escrito, la muy incorrecta políticamente La Minifalda de Manolo Escobar, sonó un tema que me trasladó inmediatamente a otro tipo de celebración. Una boda es la madre de todos los saraos y no hay boda a la que haya ido, os lo prometo, finas o no, en las que en un momento determinado no haya sonado el Sarandoga de Lolita. Para mi es una canción tan asociada estos eventos como la marcha nupcial o el vals que abre el baile, con la salvedad de que estas últimas pueden faltar pero el hit de la hija de la gran Lola Flores, no falla jamás: No hay boda sin Sarandoga (ni sarao estival tampoco) 



No, no me voy a comer ningún arroz con bacalao. Madredelamorhermoso, ¡no hay faja que uno pueda ponerse para disimular todo lo que ha comido en tres días de fabulosa celebración!. Sarna con gusto no pica, dicen, y puede ser pero el lunes por la mañana me voy a  arrepentir por no haber cerrado mi boca con un punto de silicona y así no haber ingerido mas que líquido. Es una pena porque aprovechando que trabajo cerca de uno de los McDonalds estrella de la capital, el del Hospital de La Paz, me moría por probar su nuevo Big Mac...pero claro, tendrá que esperar a que mi cuerpo vuelva a su "Ser". Estoy descubriendo dobleces en el mismo que nunca había tenido el placer de conocer.

Ahora ya toca vuelta a la realidad...

¿Quién ha sido el pringao que ha pedido "lunes"?

2 comentarios:

  1. sarandonga!!!!!, pesaba que si yo viviese en Madrid cerca de Ustedes estaría redondo... viviría comiendo y probando ....ni les cuento lo que tomaría, creo que no seria salubre hacerlo, pero prometo ir de vez en cuando... asi que prepárense, JAJAJAJAJ
    Otra: bueno ese Mc. abajo de la torre.... diferente a los que he conocido por la Puerta del Sol y otros de por ahí, maravillosos cuando un turista necesita conexión wifi...
    Costo beneficio dicen, jajaj y sarandonga

    ResponderEliminar
  2. Qué bien os lo pasáis cuánta envidia sana y muy divertido el post.

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...