Don Carlo en El Monasterio.



El Barbero de Sevilla
Tosca
La Traviata
La Boheme

Hasta ayer éstas eran las óperas que había disfrutado en el festival que todos los veranos se prepara en San Lorenzo del Escorial, en el muy espectacular auditorio a pocos metros del famosísimo monasterio. Cada verano, una nuevo montaje lírico que sirve de puente entre el fin y el principio de la temporada de ópera de la capital. Este año no ha sido diferente al resto salvo por una cosa, la apabullante expectación. Nunca antes había visto el despliegue promocional que ha tenido la representación de Don Carlo de Verdi que está teniendo lugar estos días. Días atrás he podido leer  varios artículos sobre el montaje o entrevistas a Albert Boadella, responsable del mismo. Tanto bombo no ha desmerecido en absoluto, una vez he acudido al estreno (con todas las localidades vendidas) ayer sábado 25 de julio, el resultado.

Don Carlo es una de las últimas óperas de Verdi. Estrenada en la Ópera de París en 1867 y en francés, luego tuvo una versión italiana que acortaba la primera parte para luego ser restituída a una versión moderna, siempre en italiano,  que es la que normalmente se representa (1882-1883). Aún le quedaban por estrenar Aída (1871) y Otello (1887), dos de sus más famosas composiciones, pero aún existiendo otras como Rigoletto (1853), El Trovador (1853) o La Traviata (1853), Don Carlo no pasa en absoluto desapercibida y, por lo que he leído y me he informado, es de sus composiciones más complejas.



El argumento, una simulación del desencuentro entre Felipe II Rey de España y su hijo el Infante Don Carlos, sirve de excusa para una sucesión de intrigas palaciegas que desemboca en drama.  Las cosas no ocurrieron como se cuentan en la ópera y los personajes parecen caricaturas exageradas de lo que realmente fueron pero esto no desmerece en absoluto a una historia, que mal que pese, contribuye a alimentar la leyenda negra de la España renacentista dominada por la Inquisición. Como en otras óperas, todos los personajes tienen su momento de lucimiento. Felipe II, Don Carlos, Isabel de Valois,  el Marqués de Posa y La Princesa de Éboli (más que curioso personaje histórico) son los papeles principales de un obra que desde el principio está abocada a acabar en desastre.

Un montaje sencillo pero muy efectivo con un vestuario espectacular y, como siempre en este festival, un elenco de primer nivel : José Bros (Don Carlos), John Relyea (Felipe II), Virgina Tola (Isabel de Valois),  Angel Ordena (Rodrigo, Marqués de Posa) y Katevan Kemoklizde (Princesa de Éboli), en los principales papeles se ganaron sonoros aplausos en cada una de sus memorables intervenciones y muchos bravos, sobre todo al caer el telón final. Albert Boadella y el director Maximiano Valdés fueron igualmente agasajados al final de un espectáculo que deja a cualquier aficionado (a un junior como yo, también) con un muy buen sabor de boca. Esperando estoy a ver el veredicto de los críticos que saben de esto para ver si no me equivoco en mi valoración.

Tras varios años asistiendo al Escorial es innegable que las representaciones han ido ganando pero echo en falta un poco de la frescura de los primeros montajes. Ayer, mientras tomaba una coca cola light en la terraza del auditorio, me di cuenta que aquello se había convertido en uno de esos lugares "en los que hay que estar ", con un publico muy similar al que va al Real cada temporada. Nada que objetar pero eche en falta a más gente joven, nuevos aficionados. Mucha corbarta, americana y vestido largo para lo que al fin y al cabo es un festival de verano. Obviamente los precios, muy en línea de un teatro de temporada regular, no ayudan mucho a la entrada de otros públicos. Yo iba sobre seguro, un Verdi es raro que me espante pero entiendo quien no quiera hacer experimentos a 90 euros la butaca. Creo que con precios más populares empezaríamos a olvidar a la ópera como un arte elitista y abierto a unos pocos. Con todo no hay entradas para ninguna de las representaciones, dos, que quedan pendientes. Ya están anunciadas 3 nuevas fechas en 2016, 27 de febrero y 1 y 3 de marzo en los Teatros del Canal de Madrid.

Me hubiera encantado encontrarme ayer allí a Ramón Gener pues estoy seguro que Don Carlo será una de las óperas elegida para la segunda, y esperada, temporadas de This Is Opera. Muy cultural me ha quedado el fin de semana ¿Verdad? Teatro y Ópera, pero ya mañana me quitaré el monóculo para tratar temas más mundanos aunque igual de interesantes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!