Big in Japan IV

KIOTO, viernes 14 de agosto de 2014 (Tarde)


Ya os comenté que tengo que dedicarle dos post al viernes 14 de agosto porque la tarde y la mañana no se parecieron en nada. Hasta la hora de comer la visita fue organizada y ya por la tarde nos dieron tiempo libre, y muchas indicaciones, para recorrer lo que quisiéramos. Así que con nuevos amigos, nos dirigimos a un nuevo templo, al Santuario Yasaka, también denominado Santuario Gion, por que está situado en ese distrito de Kioto, que es sintoísta y desde el que se pueden disfrutar, al estar situado sobre una colina, una buenísimas vistas de la ciudad





Al templo llegamos atravesando Sannen-Saka, una calle llena de encanto, con muchas tiendas y muchos japoneses con Kimono, algo que me sorprendió. Vi a tantos vestidos así que no es de extrañar que ellos piensen que en Sevilla van todas vestidas de flamenca.  

Una de las atracciones de Kioto, y particularmente de Gion son las Geishas y, para que no se confundan con otra cosa, aquí traigo la wikipedia para definirlas

Una geisha (芸者), pronunciado gueisha, es una artista tradicional japonesa, cuyas labores constituyen, tras un aprendizaje que podía ser tanto desde los 15 años o de la infancia, en entretener en fiestas, reuniones o banquetes tanto exclusivamente femeninos o masculinos como mixtos. En la región de Kinki los términos geiko (芸妓) y, para aprendiz de geisha, maiko (舞妓) han sido usados desde la restauración Meiji. Las geisha fueron bastante comunes en los siglos XVIII y XIX; hoy en día aún existen, pero su número ha disminuido.

El caso es que existen actualmente pero es una proeza verlas. Nos recorrimos Gion de arriba a a abajo y nada, ni una conseguimos ver. Lo único que pillamos era un travesti, lo prometo, haciéndose selfies imposibles. Nada que objetar, es más resultó mucho más exótico que cualquier Geisha. En un teatro en el Gion Corner actúan en un espectáculo pero tiene un tufo tan turístico que declinamos entrar. Hacía años que no me entraba un ataque de risa tal viendo el vídeo que promocionaba la actuación. Lo sé, demuestra poco respeto por un arte que es milenario pero claro, teníais que ver el vídeo: flaco favor hacía a las actuaciones. Lo siento mucho por la gente que hizo la cola pero días después nos confirmaron que era una cosa muy para turistas, con ceremonia del Té y un rollo de Samurais que hacían algo así como Zum Zum Zum agitando los brazos al aire. (literal)

Con la guasa seguimos el paseo llegando a la hermosa Shimbashi Dori, calle recomendada en todas las guías pero por la que pasamos ya exhaustos, y nos fuimos directos a Pontocho Dori, otro de los sitios con encanto de la ciudad. 


Justo detrás de la foto que veis, hay una callecita, Pontocho, llena de restaurantes, que dan en su parte posterior al rio Kamo. Los hay de todos los precios pero justo fuimos a fijarnos en los que eran más caros y nuestro propósito no era otro que tomar una simple cerveza. Así los 6 magníficos, agotados, decidimos que nos meteríamos en el primer sitio que encontrásemos, y cosa importante de Japón: los negocios, sean de lo que sean, no siempre están a pie de calle o en un centro comercial, hay un montón que están en pisos superiores a los que se accede subiendo escaleras o ascensores.


Así fue que dimos con un bar en un primer piso que, no exagero nada, llenábamos los 6. El sitio, muy curioso...¡Estaba preparado para música en vivo! ¿Donde se meterían? Yo no sé lo que podría medir pero era muy muy pequeño. Por lo menos la camarera, otra tía de traca, hablaba inglés (intuyo que más idiomas). Abajo una foto del bar, un rincón por el que os podéis imaginar como es el resto.


Para acabar volvimos al hotel dando una vuelta por la zona comercial de Kioto, Kawaramachi, para llegar molidos al hotel.  Cené un sandwich de pavo con curry, ya veis que exótico, y me metí en el cama muerto y con un dolor de piernas de aúpa. Anduvimos un montón y es, al fin y al cabo, como mejor se conocen las ciudades.


LECCIÓN DEL DÍA : Siempre, siempre, siempre hay que estar atento a los carteles, no sabes lo que te puedes encontrar en las plantas superiores de los edificios de Japón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!