29 de octubre de 2015

Ñoquis del 29

Hoy es 29 de octubre y cae en jueves, un día estupendo para darte un homenaje cenando. Con ello voy a darte un consejo para cenar esta noche: Ñoquis (así, con Ñ)

Plan A


- 1 K De patatas
- 300 grs. Harina
- 2 huevos
- Sal y nuez moscada a gusto.

Lavar las patatas y hervirlas (con piel) hasta que estén bien tiernas. Pelarlas y pasarlas por un pasa-pure (si se tiene) o pisarlas. Añadir la harina y se mezcla todo, con las manos, sobre una mesa hasta que la masa queda bien uniforme. Se van tomando trozos de la masa y se van haciendo rollitos más pequeños que luego cortamos y pasamos por un tenedor para darle forma. Cuando ya tenemos los Gnoquis (mejor ñoquis) los ponemos en agua hirviente no más de dos minutos.

Añadimos salsa de tomate o queso y ya tenemos plato para 4 personas.


Plan B

Te vas al supermercado y compras un par de bolsas de 500 gramos de Gnoquis, los puedes encontrar fácilmente en la zona de pasta refrigerada. Cuando llegas a casa, los pones en agua hirviendo, con sal, durante un par de minutos y ¡listo!

Añadimos salsa de tomate o queso y ya tenemos plato para 4 personas.

Resultado

¿por qué precisamente hoy día 29 de Octubre? Pues para recordar los famosos ñoquis del 29, una tradición Argentina que bien se podría implantar en nuestro País. Se trata de todos los meses comer ñoquis los días 29, colocando dinero bajo el plato. Según la tradición de allá abajo, esta práctica nos traerá fortuna para el mes entrante. Lo sé, es una excusa estúpida para comer un plato de pasta ¿y?, están deliciosos.

Buscando por la red encontré esto hace unos años...

¿Por qué se comen ñoquis (gnocchi) los 29 de cada mes? La tradición de servir ñoquis los días 29 nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII. Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico llamado Pantaleón, quien, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia. Allí practicó milagrosas curaciones por las que fue canonizado. Cierta ocasión en que pidió pan a unos campesinos vénetos, éstos lo invitaron a compartir su pobre mesa. Agradecido, les anunció un año de pesca y cosechas excelentes. La profecía se cumplió y otros muchos milagros. San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquel episodio ocurrió un 29, por tal razón se recuerda ese día con una comida sencilla representada por los ñoquis. El ritual que lo acompaña de poner dinero bajo el plato simboliza el deseo de nuevas dádivas.

En mi opinión fue, seguramente, un excedente de patatas en la Argentina de principios de siglo a la que se unió la visión comercial de algún iluminado. En cualquier caso es un plato de pasta bastante fácil de hacer y muy agradecido. Si lo vas a tomar de cena, conviene no haber comido mucho a mediodía porque al margen de sus calorías, unas 245 los 100 gramos, llenan una barbaridad. 

A ver si os animáis. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...