16 de octubre de 2015

¡Por fin es viernes! /3

Hace justo un semana vaticinaba lo que iba a suceder hoy en Gran Vía, claro que no había que ser un genio para saberlo. La tienda irlandesa de low cost Primark ha sido noticia, trendig topic y carne de memes por la apertura de su tienda más grande en nuestro país. La apertura ha levantando tanta expectación que ha colapsado la Gran Vía. Twitter ha ardido (como se suele decir) y practicamente toda la prensa nacional se ha hecho eco del fenómeno causado. Yo, la verdad, lamento no haber estado allí ya que me encantan eso saraos.

Allí podría haberme pillado estas chulïsimas luces led de Marvel por 6 euros!


O estos complementos para esa época en la que no hay que escatimar y para la que faltan aún mas de dos meses por solo 5 euros.




En serio, visitaré la nueva tienda cuando pueda ¡con lo que a mi me gusta Gran Vía!

Ya que he comentado lo de la Navidad, es increíble pero unos grandes almacenes estaban el miércoles ya colocando la venta de adornos y en supermercado ya había turrones...¡Pero si aún no hemos pasado Halloween! ¡Qué stress! No deja de ser curioso ver, casi pegados, productos relacionados con las dos fiestas: mascaras de momias junto a arbolitos nevados y gordos vestidos de rojo. Lo de Halloween va camino de salirse de madre, los detractores, que son muchos, deben estar que trinan porque nunca he visto tal despliegue comercial sobre el tema como el que estoy viendo en 2015...¡Y encima cae en sábado! 

Yo ya vi una película ambientada en Navidad durante el fin de semana de sofá y manta que me marqué la semana pasada. En realidad viví todo un momento revival viendo películas que, os prometo, no había vuelto a ver enteras desde hacía muchos años.


Mucha gente tiene a Los Gonnies (Richard Donner, 1986) y a Los Gremlins ( Joe Dante, 1985) como dos películas míticas y no voy a decir yo que no lo sean, pero hay algo, como pasa con la saga Star Wars, de idealización en definirlas así. La primera es francamente impecable como película de aventuras y resume muy bien como era la juventud pre-informática. Yo tenía 12 años cuando la vi y me dejó lo suficientemente impactado como para que algunas escenas y diálogos no se hayan borrado de mi mente jamás. En cuanto a los Gremlins, es una comedia gamberra que en general está muy bien pero no me había dado cuenta hasta esta vez que aunque tiene secuencias magníficas como la de la cocina, hay otras que resultan algo faltas de ritmo, como cuando se empiezan a suceder, sin sentido, gags de los malvados bichos verdes. Pasé una tarde estupenda en casa bien cubierto rememorando los 80. Creo que, aunque reniegue mucho de los momentos revival, no será ultima incursión en los 80 que haga este mes. Por cierto quien conmigo estaba vio ambas películas ¡POR PRIMERA VEZ! a sus más de 40 años y quedó encantado.

También ha habido tiempo para ver cine más actual. Haciendo caso omiso a las malas críticas y un poco apabullado por la enorme promoción que ha tenido, acudí a ver la última película de Alejandro Amenábar, Regresión.


Quizás la película no sea su obra maestra pero no me parece que sea, ni mucho menos, fallida. Entretiene, asusta y está bien interpretada por actores de solvencia. Es una pena que el esfuerzo técnico, la película está impecablemente rodada, no permita diferenciarla de otras películas similares que normalmente son de segunda fila. A la salida del cine, división de opiniones y yo mismo no tenía claro si recomendarla o no, pero hoy no lo dudaría, iría seguro al cine a verla. Eso si espero que la academia de cine de nuestro país no nomine, como hace siempre que una actriz de hollywood protagoniza una película española,  a Emma Watson como mejor actriz. La chica no es mala pero francamente, Ethan Hawke se la come en cada planto que comparten. Vista en V.O. en los cines Kinepolis, en la Ciudad de la Imagen en Pozuelo, Madrid.

Otra cosa que he hecho esta semana, en la que he vuelto a viajar en Metro (vuela), es oír mucha música. He recuperado mi viejo Ipod por eso de no gastar datos y batería del teléfono, pasando al dispositivo un buen número de discos que me apetecía oír. Entre ellos está  el tercer disco de Hurts.


Entusiasmaron con Hapiness en 2010 y parece que pincharon en 2013 con Exile, así que este Surrender, que acaba de salir y cuya edición física es una joyita, debería ser su redención. A mi me ha gustado mucho, no tanto como su primer disco pero mucho más que el segundo. Vosotros mismos podéis comprobarlo bien en spotify...



O con estupendos vídeos como este Some Kind of Heaven




Os deseo a todos un estupendo fin de semana. Yo ya sé lo que voy a hacer : escribir, leer, ir al teatro, comer paella y quizás viajar a Marte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...